miércoles, 14 de enero de 2009

Folletos


En los útimos meses el hall de las dependencias está decorado con tres inmutables y enormes cajas cuyo contenido a nadie interesa y por eso han optado en dejarlos en nuestra abandonada sede a modo de trastero. El caso es que el contenido de las cajas de marras está constituido por miles de folletos que versan sobre la calidad del servicio público y la administración electrónica.

La administración, en su inmensa sabiduría y en un loado alarde de protector paternalismo hacia el administrado, ha decidido que esta información es claramente contraproducente para el ciudadano que puede verse abrumado con semejantes servicios y derechos o incluso llegar a fallecer por un ataque de risa. Lo único que importa es que los folletos se han editado para que alguien en las alturas continúe siendo feliz en su burbuja de utopía y pastel, una vez cumplida la tarea, se endiñan las cajas a unos pringaos para que ellos se encarguen de deshacerse de ellas. Así que ahí siguen, llenas de frases sobre calidad y modernidad administrativa, esperando su triste destino: la hoguera del vertedero.

9 comentarios:

Funcionario's blog dijo...

Jajajajaja. Tan bueno y tan en tu línea.

Nosotros ahora estamos con un proyecto de editar una guía municipal de comercios. Pues no veas lo que ha costado hacer el folleto.

Ahora nos ha llegado, y resulta que los dinamizadores tienen que repartirlo. Pues tampoco, porque ahora andan con otras cosas y no pueden.

Total, que nuestro jefe ha optado por enviarlo a la secretaria del jefe de los dinamizadores, y que se coma él el marrón.

Sobre lo de la administración electrónica, es una buena idea para un mal negocio. Me refiero que los de abajo estamos tan desmotivados de enchufismos y demás, que nos suda las narices una cosa o la otra.

Bueno, al menos es mi caso.

Además, esto también me recuerda los inicios del stalinismo, allá por los años 30. Los periódicos loaban los logros de la revolución bolchevique mientras el pueblo se moría de hambre.

jarto dijo...

Algo que me fascina es que por muy absurda y surrealista que sea la situación que describo, casi siempre hay algún funcionata del amplio universo administrativo que me cuenta como ha pasado por algo parecido en su destino.

Funcionario's blog dijo...

Sí, y se produce una paradoja: no sabes si es surrealista lo que cuentas o que te cuenten lo mismo.

Y nosotros somos un ayuntamiento...

__MARÍA__ dijo...

Lo que me río con tus "historias verídicas" como diría el tan añorado Paco Gandía, es que te lo agradezco mucho Funcionata.
Y de esos folletos lo malo es que se podrían aprovechar para apuntar cosas por detrás...digo yo, a mí que me gusta reciclarlo tó, ¡cachis!

Un saludo

Retrasado SF dijo...

Papel Higienico Satinado

Luis Vea García dijo...

je, je... se acerca San Juan.

Jajaja dijo...

Me parece que te olvidas de la labor social que se ha hecho imprimiendo esos folletos: ese pobre empresario de artes gráficas al que han ayudado a capear la crisis y así no tener que pedirle dinero a su cuñado el concejal para mantener a su familia y a las chicas del "puticlú" del pueblo de al lado.

Anónimo dijo...

Bueno, pues igual que tus folletos, aquí teníamos las cajas con las felicitaciones de navidad.

Que por cierto han tenido que costar un huevo y parte del otro.

Hoy, 30 de enero, mi jefe se ha pasado por las mesas repartiendolas para que las enviemos.

Esto es lo que tenemos...

Jorge S. King dijo...

Eso de "la administración, en su inmensa sabiduría y en un loado alarde de protector...", pasa en todo lados. ¿Será que hay algún virus?
Saludos Santiagueños...from Py.