jueves, 19 de febrero de 2009

Mala puntería


Estuve hace poco en una sede hermana y descubrí este elegante cartel a la hora de miccionar. Y es que la falta de puntería es un tema serio y más frecuente de lo que pueda parecer, como ya traté aquí. En vista del panorama, está claro que la solución más limpia y ecológica es la vuelta a los orígenes: mear en el campo.

Lo cierto es que las dependencias ya prometían distinción y finura a raudales, incluso antes de entrar, pues han sido estratégicamente ubicadas en frente de un establecimiento conocido por el pueblo llano como "puticlú"; todo un acierto para elevar la imagen de la Administración.

En fin ..., putas, orines y expedientes; surrealismo en estado puro, como nuestra querida Administración.

8 comentarios:

Jorge S. King dijo...

Aunque no lo creas, aquí pasa lo mismo, las dependencias públicas y no tan públicas se distinguen por la ausencia de cuidados adecuados en sus sanitarios. Si encuentras algún baño correctamente mantenido y limpio, es probable que te encuentres con alguna rareza.

__MARÍA__ dijo...

Si no fuera porque es para llorar y no reír... ¡qué bueno: putas, orines y expedientes!
Saludos

Sr. Saputo dijo...

Yo me llevo una escupidera desde mi casa.

El funcionario dijo...

Impresionante. Casi me caigo de la silla descojonciado.

Funcionario's blog dijo...

Yo tengo vistas a un pequeño descampado, y más de una vez me han dado ganas de hacerlo a través de la ventana.

Un saludo, y ánimo con estos viajes lisérgicos.

Enjuto dijo...

Y la pregunta que todo el mundo se hará, ¿Habrá un descuento para funcionarios en el negocio de enfrente?

noveldaytantos dijo...

Igual estos cartelitos es porque hay gente que salpica o algo así. En el fondo igual tienen hasta razón.

ana dijo...

En mi anterior destino el baño era unisex, así que puedes imaginarte... y no creas que era como el de Ally McBeal, no.

Besines.