domingo, 8 de marzo de 2009

Donde caben 9, caben 20


La Administración hace suya la máxima "el hacinamiento os hará libres, muerte al feng shui" o quizás crea que funcionarios y ciudadanos somos hobbits, pero el caso es que la falta de espacio es ya todo un clásico del que he podido disfrutar en anteriores destinos (por ejemplo, aquí y aquí). Y ahora no iba a ser menos.

Debido a la asombrosa capadidad intelectual de alguien que manda, un nuevo departamento, que además conlleva atención al público, se va a ubicar en nuestra sede. Partiendo de la base de que no andamos muy sobrados de espacio, entre otras cosas porque nuestra sede es un piso, la cosa promete bastante. Y es que esa mágica sensación de vagón de metro en hora punta es la mejor forma de estrachar lazos entre compañeros y con la ciudadanía. En la foto pueden apreciar el coqueto hueco de la escalera donde los ciudadanos podrán departir amigablemente mientras esperan ser atendidos.

4 comentarios:

Jorge S. King dijo...

Impresionante, realmente. A veces uno cree que estas cosas sólo pasan en lugares lejanos, pobres y desconocidos. Pero estamos hablando de un país europeo, la verdad es que sorprende.
Saludos santiagueños.

jarto dijo...

La firme oposición de ambos departamentos (nosotros y los que van a venir), de momento ha paralizado el asunto, aunque oficialmente todavía se mantiene la decisión. Esperemos que recapaciten.

Funcionario's blog dijo...

Pues sí, la verdad es que es penoso. A nosotros también nos han juntado con otro departamento (esta vez hemos tenido suerte, porque nos ha llovido una becaria impresionante).

__MARÍA__ dijo...

Esperemos que no se llegue a cumplir la "sentencia" ¡Menudo sitio!
Ser funcionario tiene sus ventajas pero vaya tela las cosas que cuentas...¡ojú, ojú!